Credito Pymes
Credito Pymes ¿Banca tradicional o instituciones independientes?
enero 3, 2018
emprendimiento social
Emprendimiento social: el negocio de ayudar
enero 4, 2018
Iniciativa de Ley Fintech

En México, las regulaciones financieras y económicas datan desde la Colonia y se han adaptado tanto a las demandas del mercado interno como externo. El boom de las empresas de tecnología financiera requerían de una regulación de vanguardia: la Iniciativa de Ley Fintech.

De la primera moneda acuñada en México a la Iniciativa de Ley Fintech hay 483 años de distancia. Era 1535 cuando, en la Nueva españa, el “Real de a ocho” o “peso duro” salía a las manos del virrey Antonio de Mendoza, quien llegó a estas tierras con la encomienda real de crear la primera Casa de Moneda. Los 27.5 gramos de plata pura comenzarían a sustituir paulatinamente el trueque, modalidad de cambio comercial indígena.

Por consiguiente, cada época histórica e incluso cada gobierno ha tenido una moneda y un billete particular. Así, tenemos los acuñados en la época de independencia hasta los “bilimbiques” revolucionarios, pasando por una singularidad de representaciones y materiales que generan el gasto corriente para el intercambio de bienes y servicios en la historia mexicana. Hasta que en 1925 el ordenamiento del sistema monetario quedó bajo la responsabilidad de una institución creada para tal fin: el Banco de México, Banxico.

El boom fintech

Hasta la fecha, las medidas adoptadas para la regulación del peso mexicano en un panorama internacional y globalizado han dependido principalmente de esta institución. Pero, recientemente, el boom de las startups de tecnología financiera o fintech cuya incidencia entre los consumidores se convirtió en un fenómeno global.

De Silicon Valley a Londres y en los principales centros financieros de Singapur, Hong Kong y Sydney, el sistema de intercambio monetario con tecnología avanzada se impuso en una competencia cerrada con las tradicionales empresas de servicios bancarios y financieros. El manejo del dinero ya había cambiado a una especie de intangible y México requería de cambios serios para garantizar el cambio corriente de monedas y billetes.

Sin embargo, ante el crecimiento exponencial de este entorno de negocios totalmente nuevo y sin una regulación clara, tanto en el mundo como a nivel nacional, en marzo del 2017, la Comisión Nacional Bancaria de Valores (CNBV), la SHCP y el Banco de México presentaron un borrador llamado “Ley de Tecnología Financiera”, conocido también como “Ley Fintech”, para su debido estudio, análisis y aprobación por parte del Senado y la Cámara de Diputados. En el proceso se tuvo la participación de los sectores involucrados en la nueva industria: los emprendedores, la banca y el capital privado.

Iniciativa de ley fintech

Fuente: Disruptivo.tv

Iniciativa de Ley Fintech, ¿qué es?

Como ya lo habíamos mencionado en otra publicación, fintech corresponde a las actividades y/o entidades que ofrecen servicios financieros a través de las tecnologías de la información. En pocas palabras: realizar una compra vía internet, tener una cuenta Paypal o el banco en tu teléfono inteligente son algunas de las realidades sin las que no podemos vivir.

El estudio de Comercio Electrónico en México 2017, realizado por la Asociación Mexicana de Internet AC (Amipci), estima que el valor del mercado en nuestro país alcanzó los 329.85 millones de pesos durante el 2016, con un incremento del 28.3% con respecto al 2015. Por consiguiente, el objetivo de la Iniciativa de Ley Fintech, conocida oficialmente como “Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera” era la regulación de un mercado creciente pero que no otorga seguridad en las transacciones a los agentes involucrados y principalmente al consumidor final.

Sí, tú o yo o quien sea que haga transacciones monetarias en línea, tanto para compra como para inversión y envíos de dinero, que conforman el grueso de las operaciones fintech en México.

Por eso, la ley fintech se centró principalmente en tres áreas: pagos electrónicos, financiamiento colectivo y activos virtuales o valores que carecen de cobertura por las entidades financieras reguladas, como es el caso del bitcoin o las criptomonedas.

Avances en la materia

El pasado 19 de septiembre, la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER) publicó el anteproyecto de Ley para Regular las Instituciones de Tecnología Financiera, conocida como “Ley Fintech”. El objetivo fue regular la creación y operación de las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF), una vez que el trámite pasó por el proceso legislativo que le correspondía.
El documento está integrado por 139 artículos y 11 disposiciones transitorias, e incluye reformas a diversas leyes del sistema financiero mexicano. En la Iniciativa de Ley Fintech se consideran los siguientes temas:

1. SERÁN RECONOCIDOS DOS TIPOS DE “INSTITUCIONES DE TECNOLOGÍA FINANCIERA” (ITF):

Sistemas de pago electrónicos: son aquellas plataformas que realizan la transferencia del dinero entre compradores y vendedores en una acción de compra-venta electrónica a través de una entidad financiera autorizada por ambos.
Crowdfunding: Serán reconocidas las instituciones de financiamiento colectivo que darán acceso a fuentes de financiamiento a mercados poco atendidos por el ecosistema financiero, generando así una mayor inclusión financiera con costos bajos.

2. DEFINIRÁ LAS CARACTERÍSTICAS DE LOS ACTIVOS VIRTUALES:

Se regularán las condiciones y restricciones de las operaciones con activos virtuales y su custodia; concretamente fondos de inversión y entidades que hagan transacciones con dinero virtual como Bitcoins, Ethereum y Litecoins.

3. INCLUYE UN APARTADO DENOMINADO “MODELOS NOVEDOSOS”:

Dicho apartado dará espacio para empresas más nuevas que no entren ni el modelo de monedas virtuales, ni en el crowdfunding. Se da un periodo de gracia de hasta dos años para el surgimiento controlado y regulado; de nuevos modelos de negocio orientados a innovar dentro del sector financiero, limbo conocido como el “regulatory sandbox”.

4. PERMITIRÍA A LAS INSTITUCIONES FINANCIERAS INVERTIR EN LAS ITF:

En la Iniciativa de Ley Fintech se permitirá que instituciones financieras formales; como Bancos y SOFOMES, puedan invertir en monedas virtuales o ITF; siempre y cuando estén en regla con las leyes de Prevención y Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo.

5. SE PONDRÁN INVERSIONES Y CUOTAS DE CAPITAL MÍNIMO A NUEVAS ITF:

La idea de poner multas y capitales mínimos; tiene que ver con asegurar que el usuario tenga una experiencia con empresas de una solidez mínima; que cuando menos tengan una inversión perceptible y no puedan desaparecer de la noche a la mañana.

Regulación al pie de la letra

Dentro de la Iniciativa de Ley Fintech se establece que las IFT deben comenzar el trámite de autorización; ante la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). Las personas morales que conformen las “fintech” podrán operar como Instituciones de Tecnología Financiera; siempre y cuando cumpla una serie de requisitos, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Ser una sociedad anónima constituida o que pretenda constituirse como tal.
  • Que se establezca un domicilio en territorio nacional.
    Que se fije un capital mínimo para llevar a cabo sus operaciones.
  • Exhibición de los riesgos a los que una persona podría estar expuesta si realiza operaciones en las ITF.

Puntualizaciones del Senado

Según Fintech Radar México, existen 158 empresas Fintech en el país; las cuáles podrían “captar en los próximos 10 años hasta el 30% del mercado bancario mexicano; valorado en más de 30 mil millones de dólares americanos; además de ampliar las fronteras del mercado financiero a través de la inclusión financiera de segmentos de población no bancarizados o sub-bancarizados”.

Por tal razón, durante varias semanas; la discusión sobre la Iniciativa de Ley Fintech en el Senado versó sobre los puntos derivados de la conformación; registro y operación para regular las actividades de las empresas fintech. A continuación exponemos los puntos más relevantes:

– Las Instituciones de Tecnología Financiera (ITF) podrán participar en operaciones de instrumentos financieros derivados sólo en los casos; condiciones y autorizaciones que establezca el Banco de México; al mismo tiempo que se acota la facultad discrecional de autorización de dichas instituciones.
– Las operaciones complementarias serán autorizadas con la finalidad de brindar mayor flexibilidad a las operaciones que podrían llevar a cabo las ITF; en tanto, se aclara que la regulación no debe restringir la contratación de servicios de proveedores extranjeros.
– Los datos transaccionales personales son de los clientes y solo se puede disponer de ellos previo consentimiento expreso. En casos determinados; la autoridad tendrá como facultad establecer las condiciones para la interrupción del flujo de información en ciertas situaciones.
– La Iniciativa de Ley Fintech prohíbe que las entidades financieras cobren tarifas diferenciadas a las ITF; y a otros clientes con el fin de que las empresas puedan contar con las mismas oportunidades de acceso.
– Se establecen multas de mil a 150 mil pesos de la Unidad de Medida y Actualización a las ITF; transmisores de dinero y las Entidades Financieras cuando interrumpan el acceso a la información; en términos distintos a los que se establece el artículo 76 de la Ley o no notifiquen de la interrupción a las Comisiones Supervisoras o el Banco de México.
– Las sanciones podrán ser impuestas por la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas; la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores; y el Banco de México, en el ámbito de sus competencias.

Las penalizaciones…

Dentro del tipo penal, se incluye a las sociedades autorizadas para operar modelos novedosos; se crea el tipo penal para sancionar la extracción de activos virtuales, y se establecen tipos de delito especiales por el robo de identidad.
– Se penaliza la disposición indebida de los recursos; fondos de pago electrónico o activos virtuales de los clientes de las ITF; el cual está contemplado en la Ley de Instituciones de Crédito, para la protección del patrimonio de inversionistas y usuarios de instituciones financieras.
– Establece que las personas que no publiquen que se encuentran en trámite la autorización para operar como ITF; se les denegará la autorización por considerarse esta medida esencial para proteger a los clientes.
– El uso de medios electrónicos o de cualquier otra tecnología; se puede pactar con el cliente a través de contrato cuya firma pueda ser autógrafa o electrónica, indistintamente.

Conclusiones

Desde la década de los cincuenta, cuando el sistema financiero mexicano evolucionó hacia el prototipo de la banca universal; (provisión de la totalidad de los servicios financieros por una misma entidad o consorcio) que hoy conocemos; no se había tenido una reforma de tal magnitud como la Iniciativa de Ley Fintech.

Sin duda, la Iniciativa de Ley Fintech impulsará el surgimiento de nuevos modelos de negocio con el fin de dar paso a la inclusión financiera; un objetivo marcado por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV). De acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, elaborada por el organismo; se incluyeron financieramente a 12.7 millones de adultos de 2012 a 2015; lo cual significa que la población que posee al menos un producto financiero pasó de 39 a 52 millones. Visto de otra forma, anualmente se incorporaron en promedio casi cuatro millones de adultos; al sistema financiero formal entre 2012 y 2015.

Como podemos ver, la nueva regulación es una competencia directa al sistema bancario, que; sin embargo, ya ha comenzado una lenta transformación hacia los servicios digitales. Esperemos que los nuevos códigos permitan la competencia abierta del sector bancario y financiero; para una mayor participación de las sociedades que demandan transparencia y rapidez.

¡Cuéntanos!
¿Crees que la Iniciativa de Ley Fintech contribuya a mejorar el sistema financiero mexicano?
¿Apostarías por un uso mayor de las empresas fintech?
Tu opinión es importante. ¡Hazlo ahora!

Comments are closed.